7 consejos para no perderse en la ira

12.02.2021

"La mayoría de los malentendidos en el mundo podrían evitarse si las personas simplemente se tomaran el tiempo para preguntar: ¿Qué más podría significar esto?"

Como la mayoría de ustedes probablemente ya saben, cuando estamos enojados, podemos hacer cosas que no reflejan exactamente quiénes somos. Podemos creer que tenemos sentido mientras estamos enfadados, pero en realidad somos completamente irracionales. Como una persona borracha que no sabe cuándo es el momento de detenerse, la ira obstaculiza su juicio y lo hace inconsciente de lo que está sucediendo.

Cuando estás enojado, estás bajo la influencia de químicos fuertes. La amígdala, una parte de su cerebro involucrada en la experiencia de la ira, es uno de los componentes más primitivos del cerebro. Después de que su amígdala advierte a su cuerpo que está enojado, su glándula suprarrenal entra en acción. La adrenalina es una sustancia química que aumenta la frecuencia cardíaca, lo que fuerza las contracciones corporales y el flujo sanguíneo al cerebro y los músculos. Su cuerpo comienza a producir más testosterona, una sustancia química que acelera su agresión.

La ira lo impulsa a decir y posiblemente a hacer cosas de las que se arrepiente. Cosas que no reflejan la verdad completa de quién eres. Al contrario de lo que piensan algunas personas, la ira no te hace decir la verdad. Te empuja a hablar desde la parte más primitiva de ti mismo.

Lecciones sobre el manejo de la ira

Al principio de mi carrera, dirigí un grupo de manejo de la ira para delincuentes convictos. No era mi trabajo favorito, la mayoría de las personas de mi grupo eran agresivas, pero aprendí mucho en el proceso. Lo primero que aprendí es que no es necesariamente la situación lo que nos enoja, sino lo que nos decimos al respecto.

Durante mi tiempo como facilitador para el grupo de manejo de la ira, lo escuché todo: "¡Me cortó a propósito! ¡Estaba tratando de atraparme! Por eso tuve que sacar mi arma". "¡Merecía que la golpearan! Estaba en mi cara, agitando el dedo y gritándome". "Me cortó en la fila. Estaba esperando, y el imbécil simplemente caminó frente a mí. Tuve que empujarlo fuera del camino". Así es como los pensamientos de ira te seducen para que te comportes mal y te enfurezcan aún más, pensando que la otra persona te hizo algo intencional y maliciosamente, y que no tenías más remedio que tomar represalias. Tiene sentido: si te sientes atacado, contraatacas.

Sin embargo, nadie de mi grupo estaba realmente en peligro. El peligro estaba en su proceso de pensamiento. La ira a menudo es el resultado de malinterpretar las acciones de otras personas y asignarles nuestro propio significado.

Cuando las personas responden a situaciones con ira, generalmente hay más en la historia. Detrás de su rabia está el miedo a ser lastimado, el miedo a no poder defenderse, o el miedo a que sucedan cosas injustas o injustas. Todos estos son sentimientos comprensibles. Y la ira también es apropiada en muchas situaciones. La experiencia de la ira no está mal; es cuando expresamos esa ira de manera negativa que puede ser dañina para nuestras vidas.

Dado que la ira puede provocar agresividad y ataques, es esencial que aproveches tu mente racional cuando empieces a sentir que te estás enojando. El objetivo es aprender a calmarse y autorregularse, trabajando con la angustia y los sentimientos negativos que alimentan la ira. Trabajar en hablarte a ti mismo frente a esforzarte. Por ejemplo, cuando alguien te interrumpe en el tráfico, en lugar de suponer: "¡Me vio y debe haberlo hecho a propósito!" puedes pensar para ti mismo: "No deben haberme visto, o tal vez tuvieron un día largo. No tiene nada que ver conmigo personalmente".

Es importante recordar que la ira es una emoción humana normal, y cuando se maneja y expresa adecuadamente, no es un problema. Solo se convierte en un problema cuando te pierdes en él. Puede sentirse herido, asustado, decepcionado, preocupado, avergonzado o frustrado, pero exprese esas emociones en forma de ira. Eso es lo que encontré con los miembros de mi grupo de manejo de la ira: sus sentimientos se expresaban como ira. Cuando miramos dentro de nosotros mismos, podemos ver lo que realmente está detrás de nuestra ira. Y podemos aprender a expresarnos de manera diferente cuando aceptamos que está bien ser vulnerable.

Consejos rápidos para controlar su ira en la vida cotidiana

1. Reconozca los desencadenantes de su enojo, como comentarios específicos, familiares, amigos o lugares que tienden a molestarlo.

2. Trate de ponerse en el lugar de la otra persona , tratando de entender de dónde viene esa persona.

3. Preste atención a las señales de advertencia de ira de su cuerpo: rigidez en los hombros, aumento del ritmo cardíaco, cara caliente.

4. Continúe con un enfoque que funcione para usted. Esto podría incluir concentrarse en su respiración, meditar , evaluar sus pensamientos, escuchar música, salir a caminar o cambiar su entorno.

5. Practica. Imagina estar en una situación que te enoja y se basa en una de tus habilidades.

6. Recuerde, está bien enojarse. Es una parte normal del ser humano. El problema radica en cómo lo gestionamos y lo expresamos.

7. No se juzgue a sí mismo por enojarse. Vas a perderlo de vez en cuando. Por favor, no se castigue por ello.

No es posible que comprenda la verdadera fuerza que reside dentro de usted hasta que utilice el poder de la mente subconsciente. ¡Con este poder, puedes hacer cualquier cosa!

Ya sea un fin de semana largo con tus suegros difíciles, una conexión a Internet perdida durante una entrevista importante o una pandemia global, suceden cosas.

12 masoquismos

16.02.2021

El masoquismo es una forma de abusar de uno mismo por cualquier razón que crea que se merece. El masoquista emocional no es tan diferente.