La falta del sueño es perverso para los pacientes bipolares

06.08.2020

Es un hecho conocido que la falta de sueño puede precipitar la manía en personas con trastorno bipolar. Incluso una noche de privación total del sueño puede desestabilizar el estado de ánimo hasta el punto en que se necesita hospitalización. ¿Por qué sucede esto y qué puedes hacer al respecto?

Para comprender la relación entre el sueño y el estado de ánimo, debe comprender un poco sobre la cronobiología (de khronos, la palabra griega para el tiempo), la ciencia de los ritmos corporales y los relojes biológicos. Casi todos los seres vivos tienen un reloj biológico interno; Incluso organismos tan simples como las bacterias tienen un mecanismo interno de cronometraje. Los humanos no son diferentes.

Un concepto importante en cronobiología es el de los ritmos circadianos. El término proviene de las palabras latinas circa, que significa "alrededor", y diem, que significa "día". Se refiere a ritmos en el cuerpo que tienen un ciclo de aproximadamente 24 horas, como el ciclo día-noche. Muchas funciones corporales siguen un ritmo circadiano: la temperatura corporal cambia diariamente, al igual que la presión arterial. Se ha demostrado experimentalmente que nuestro reloj biológico tiene un ciclo natural de aproximadamente 25 horas y necesita ser reiniciado diariamente por señales ambientales llamadas zeitgebers, una palabra alemana que significa "dadores de tiempo", que ajusta nuestro reloj interno todas las mañanas para mantenernos en un horario de 24 horas. Aunque nuestro ciclo puede responder a estos ajustes diarios sin ningún problema, este "reinicio" puede cambiar solo una o dos horas a la vez. Si el zeitgeber de repente comienza a llegar varias horas fuera del horario, como sucede con el desfase horario, el ciclo tarda varios días en ponerse al día. Durante ese tiempo, nos despertamos y tenemos sueño en los momentos equivocados y generalmente nos sentimos mal. Finalmente, nuestro reloj interno se ajusta, pero cuanto más hemos viajado, más tiempo se tarda: aproximadamente un día por cada hora de cambio de hora. ¿Qué les sucede a las personas cuyos relojes internos no están sincronizados con su entorno durante períodos más prolongados?

Investigadores ingleses se propusieron investigar esta cuestión a fines de la década de 1990. Para este experimento, los voluntarios sanos ingresaron a viviendas experimentales donde vivieron en un día de 30 horas: 20 horas de vigilia, 10 horas de sueño. Cada varias horas, mientras estaban despiertos, tomaron una batería de pruebas psicológicas de 10 minutos y calificaron su estado de ánimo. Para determinar qué hora era para el reloj biológico de los voluntarios, registraron su temperatura corporal cada pocas horas.

Para estos voluntarios, vivir en un ciclo de 30 horas era el equivalente a viajar a través de cinco zonas horarias todos los días; sus relojes internos nunca podrían ponerse al día. Los investigadores descubrieron que los relojes internos de los voluntarios entraban y salían de la sincronización con su ciclo de sueño-vigilia impuesto artificialmente y que cuanto más fuera de sincronización estaban, peor empeoraba su estado de ánimo. Fue la interacción de los dos ciclos lo que pareció marcar la mayor diferencia. Se sintieron peor cuando su reloj interno les decía que aún no era hora de levantarse y su ciclo de sueño-vigilia respetuoso con el medio ambiente les decía que era hora de comenzar a relajarse después de un largo día. Cuanto más desincronizados estaban con su entorno, peor era su estado de ánimo. Los investigadores propusieron que "la alineación temporal entre el ciclo sueño-vigilia y los ritmos circadianos [internos] afecta la autoevaluación del estado de ánimo en sujetos sanos". En pocas palabras: cuando nuestro ciclo de sueño-vigilia y nuestro reloj interno no están sincronizados, tiene un efecto profundamente negativo en nuestro estado de ánimo.

Incluso las interrupciones del sueño relativamente menores pueden ser desestabilizadoras para pacientes bipolares. Cuando se siguió a unos 200 sujetos bipolares durante un año y se evaluó su sueño y estado de ánimo cada varios meses, aquellos con menos horas de sueño en la semana anterior tuvieron más síntomas maníacos. Aquellos cuyos patrones de sueño variaban ampliamente de una noche a la siguiente tenían síntomas más depresivos.

Los estudios de imágenes cerebrales han demostrado que la privación del sueño causa una comunicación interrumpida dentro de la red de control del estado de ánimo del cerebro en individuos sanos que es sorprendentemente similar a la observada en personas con trastorno bipolar. Estos voluntarios sanos informaron irritabilidad y volatilidad emocional, síntomas no muy diferentes de los de la manía. Para los pacientes con trastorno bipolar, entonces, la falta de sueño exacerba de manera aguda los problemas en los circuitos del estado de ánimo que ya existen.

Dormir mejor por la noche significa tomar medidas activas para proteger su reloj biológico de las interrupciones del medio ambiente al 1) Acostarse y levantarse a la misma hora todos los días, y 2) limitar la exposición a la luz en los momentos equivocados. Para la mayoría de nosotros, esa luz proviene de las pantallas ubicuas de la vida del siglo XXI: pantallas de TV, pantallas de computadora, pantallas de teléfonos y tabletas. Estos últimos son especialmente problemáticos porque están enriquecidos con longitudes de onda azules. En lo que respecta a su reloj biológico, jugar un juego de computadora a las 10:00 PM es como caminar afuera en una brillante mañana soleada con un hermoso cielo azul, esencialmente dando a su cerebro una fuerte señal de que es hora de despertarse, no prepararse para la cama.

Nos afecta a todos de vez en cuando y puede surgir de las situaciones más simples, como llegar tarde a la escuela. Sin embargo, la negatividad en espiral y el estrés abrumador no son fáciles de sobrellevar, y es vital tener técnicas a mano para aprender a aclarar la mente.

Durante la pandemia, el aumento de las incidencias de angustia puede describirse como la proliferación de enfermedades mentales como el "trastorno depresivo" y el "trastorno de ansiedad". Alternativamente, podemos hablar de nuestros miedos, preocupaciones, dolor, pesimismo y desaliento como reacciones comprensibles a la crisis general y a nuestras...

¿Cómo puedes saber si alguien está mintiendo? Si busca en Google esta pregunta, encontrará que hay montañas de libros, un suministro interminable de videos de YouTube y miles de blogs y artículos listos para proporcionar las respuestas. Lamentablemente, una lectura rápida de estas fuentes revela que están cargadas de afirmaciones que tienen poca o...